Consejos

Cómo acondicionarse mentalmente para hacer ejercicio


Prepare su mente para el ejercicio estableciendo metas pequeñas y alcanzables y rastreando su progreso, como tiempos parciales o número de repeticiones completadas. Piense en los beneficios de hacer ejercicio mientras hace ejercicio. Quizás su objetivo sea mejorar el acondicionamiento, o tal vez sea aumentar su fuerza para la competencia deportiva; piense en cómo las actividades que está completando están contribuyendo a estos objetivos. Date permiso para celebrar los éxitos en el camino. Si disminuye su tiempo fraccionado en un segundo en natación, pero su objetivo era disminuir su tiempo fraccionado en tres segundos, entonces permítase sentirse feliz al respecto, aunque no sea el objetivo final.

Mantente enfocado

Cumpla con su régimen de ejercicio y sepa lo que quiere lograr antes de comenzar. Mantenga su objetivo para el día simple. Si recién está comenzando una rutina, no se concentre en cuántas repeticiones o cuán lejos corre; concéntrese en cambio en cuánto tiempo hace ejercicio. Por ejemplo, puede estar trabajando en los músculos de los brazos y las piernas durante media hora y pasar al ejercicio cardiovascular durante la media hora restante de su entrenamiento. Las personas con buenos niveles de condición física o atletas competitivos pueden querer concentrarse en disminuir la cantidad de tiempo que lleva correr una milla.

Frenar los comportamientos poco saludables

Haga un esfuerzo consciente para prestar atención a los comportamientos poco saludables, como comer en exceso. La autoconciencia ayuda a promover el cambio al poner el efecto u objetivo deseado en la vanguardia de su mente. Trabaje para hacer pequeños cambios primero, como restringir comer afuera una vez al mes o disminuir la cantidad de refresco que bebe a una lata cada semana. Llevar los comportamientos poco saludables a la vanguardia de su mente también podría llevarlo a evitar intencionalmente rutas que incluyen restaurantes de comida rápida mientras conduce a su casa desde el trabajo.

Mantente positivo

No podrá lograr todas sus metas en un día, y la mayoría de las metas tienen contratiempos. Algunas personas pueden lesionarse mientras entrenan y pueden necesitar modificar su entrenamiento. En este caso, convierta lo negativo en positivo. Si se tuerce el tobillo, piense en todos los ejercicios de brazo que puede hacer. Piense en formas nuevas y creativas para mantener su rutina interesante.

Se Flexible

Si no logra la cantidad de repeticiones que deseaba completar en un tiempo asignado, agregue más tiempo para ese día para lograr el objetivo. Aunque su objetivo general puede ser aumentar la velocidad y la fuerza, todos tienen días libres. Mantenerse rígidamente en su rutina puede generar sentimientos negativos, y puede desanimarse y resistirse a hacer ejercicio en el futuro. Cambie su horario si no funciona para usted y agítese y cambie su rutina de vez en cuando para no aburrirse.

Consideraciones

Rodéate de personas que apoyen tus objetivos y prepárate para el éxito estableciendo objetivos alcanzables. Por ejemplo, su objetivo podría ser aumentar la cantidad de ejercicio que hace cada día en lugar de perder 15 libras en un mes. No pierda más de 2 1/2 libras por semana para una pérdida de peso sostenible. Un médico de atención primaria puede trabajar con usted para diseñar un plan de ejercicio que se ajuste a sus necesidades físicas y dietéticas individuales y que se adapte a su estilo de vida.

Recursos